Jenny Treibel

Jenny Treibel

Theodor Fontane

Traducción: Constanza Pelechá

Novela

Edita: Erasmus

ISBN – 978-84-92806-99-7

Año de esta edición 2012

Páginas 198

jenny treibel copyBREVE RESEÑA: Sin duda una cuidada edición, como todas las de la colección Clásicos del Presente de ediciones Erasmus.
En esta ocasión, la editorial ha recuperado una de las novelas de origen alemán más reconocidas por el mundillo literario.
Una novela con dosis de comicidad que retrata la burguesía de la época y todo lo que ello conlleva en cuanto al carácter y forma de ser de los distintos personajes. En definitiva, una historia de apariencias, hipocresía y pedantería que fotografía un momento y un lugar de la historia.

SINOPSIS: Ambientada en el Berlín de finales del siglo XIX, esta obra gira en torno a dos familias: la de los Treibel, una adinerada familia de industriales, y la formada por el profesor Schmidt y su hija Corinna. Ésta quiere casarse con Leopold, hijo de los Treibel, que le ofrece una vida más acomodada; pero las rígidas normas sociales de la burguesía serán un gran impedimento para conseguirlo. Esta obra es el retrato de una burguesía pedante y sensiblera que, no pudiendo aportar valores propios a la sociedad, emula a la aristocracia y se rodea de intelectuales para parecer lo que no es.

BIOGRAFIA: Theodor Fontane (1819-1898) es el más importante escritor realista alemán del siglo XIX. Ejerció como crítico de teatro y corresponsal de guerra. A sus casi 60 años emprendió la actividad de novelista que le ganó la celebridad y el prestigio que hoy conocemos. Pero no fue hasta su relato «La adúltera» (1882) que halló su estilo personal y la particular temática en que se centraría en adelante, dando lugar a la serie de excelentes obras (entre las que se encuentra «Bajo el peral»,1885) que culminarían en «Effi Briest» (1894), pieza maestra que suele equipararse a Madame Bovary y Ana Karenina.

@lecturaderamon

La dama de blanco

La dama de blanco

Wilkie Collins
Novela
Editorial Montesinos

BREVE RESEÑA: Esta novela está considerada como una de las primeras novelas de misterio, un ejemplo precoz de la novela policíaca. También resultó avanzado para su tiempo el hecho de que se usaran distintos narradores a lo largo de la historia.

Comparto con el autor lo que dice en el prefacio de 1861:

«Sostengo la vieja opinión de que el primer objetivo en una novela ha de ser el de narrar una historia, y jamás he creído que el novelista que cumple adecuadamente con esta primera condición esté en peligro de descuidar por ello el trazo de los personajes, por la sencilla razón de que el efecto producido por el relato de los acontecimientos no depende tan solo de estos, sino esencialmente del interés humano que se encuentre relacionado con ellos. Al escribir una novela pueden presentarse personajes bien dibujados sin por ello llegar a contar una historia satisfactoriamente sin describir los personajes; su existencia, como realidad reconocible, es la sola condición en que puede apoyarse la narración.
El único relato capaz de producir una profunda impresión en los lectores es aquel que logra interesarles acerca de hombres y mujeres, por la perfectamente obvia razón de que ellos son también hombres y mujeres».

Por la época en que está escrita y lo que supone esta novela para el género de siglos posteriores, es sin duda una obra que debe ser leída y así lo recomiendo, ahora bien, llegado a este punto he de confesar que me ha resultado muy larga y farragosa de leer. Sé que todas las opiniones que se encuentran por ahí son absolutamente positivas y todo son buenas palabras para la novela, así que espero no parecer un sacrílego por decir que me ha costado —mucho— adentrarme en sus páginas. Así y todo, lo dicho, recomiendo leerla, o al menos recomiendo un acercamiento a su contenido.

SINOPSIS: Si para Jorge Luis Borges “La dama de blanco” es una de las grandes obras de la historia de la literatura, y Wilkie Collins el indiscutible maestro del arte de la intriga y el suspense, para T.S. Eliot, cuya admiración por este libro puso repetidas veces de manifiesto, sus principales personajes – el villano Conde Fosco y la adorable Marian- son tan representativos, universales y admirables como Becky Sharpe o Madame Bovary.
Tras un ininterrumpido éxito comercial como libro, el rodaje de una película y la representación de innumerables versiones teatrales de la novela, la cadena inglesa BBC filmó una versión televisada que logró uno de los más altos índices de audiencia en la televisión británica.

BIOGRAFIA: William Wilkie Collins (Londres 1824 – 1889) fue un novelista, dramaturgo y autor de relatos cortos inglés, contemporáneo y amigo de Charles Dickens. Fue muy popular en su tiempo, dejando escritas 27 novelas, más de 60 relatos cortos, al menos 14 obras de teatro y más de 100 obras de no ficción.
Es considerado uno de los creadores del género de la novela policíaca, a través de una narrativa caracterizada por la atmósfera de miedo y fantasía, el suspense melodrámatico y el relato minucioso. Sus obras más conocidas son La dama de blanco (1860), Armadale (1866) y La piedra Lunar (1868).

@lecturaderamon
@ramoncerda