Aurea-Vicenta González – entrevista

Aurea-Vicenta González – entrevista

Preguntas personalizadas a Aurea-Vicenta González:

1.- Hasta hace poco solo publicabas en formato electrónico. ¿Qué te hizo decidirte a publicar en papel?

Seriedad acreditada en “El Fantasma de los Sueños”, algo impensable hasta que hallé la editorial pues he indagado mucho al respecto y siempre había «gato encerrado” en las irresistibles ofertas que, una tras otra, he tenido que desechar. En principio, buen precio, pero después, no ha habido ocasión en la que no me haya quedado impresionada y me hayan encomiado muchísimo los demás el buen gusto y el lujo de las ediciones.

2.- ¿Qué te aporta la edición en papel de tus libros comparada con tu previa experiencia electrónica?

Realmente todavía no estamos en época digital avanzada en nuestro país pero aunque así fuera –y espero que llegue pronto- es incomparable el tener tu trabajo en formato impreso, sobre todo por los demás, hasta que no ha sido así, pocos han apostado por concederme el título de escritora. «Cosas veredes, Sancho», je, je, je…

3.- Si tuvieras que elegir uno solo de tus libros, ¿con cuál te quedarías?

«Si a todos igual os quiero, a quién citaré primero», así rezaba un pequeño dicho infantil, valga también para la pregunta pese a resultar tan poquita cosa la respuesta.

4.- ¿Qué intentas transmitir en tus libros?

Principalmente espero distraer a los lectores y comunicar mi visión de la actualidad pero resulta que ya ha sucedido que me dicen que les ayuda a desconectar de todo y dormir con una sonrisa en los labios, que se sienten entendidos por lo que transmiten las tramas, que se emocionan, que los personajes les resultan familiares y cercanos… Nunca he pensado en cosas tan bellas respecto a los demás con mis libros aunque como contumaz lectora a mí sí me ha sucedido y, lo confieso, he llorado de alegría al saberlo, creo que es muy grande cosa semejante.

5.- ¿Hasta qué punto tus experiencias personales acaban teniendo reflejo en lo que escribes?

Escribir es para mí, de alguna manera, estar fuera del entorno, la posibilidad de crear algo desde cero pero hay que saber que pese a huir de lo inmediato siempre lleva uno lo vivido y lo leído a cuestas, ¿verdad?

No me reflejo ni tomo a nadie conocido como personaje, es una cosa que me parece innecesaria, lo mejor de componer un libro es poder  fantasear, ¿hay algo mejor?

 

Preguntas básicas:

1.-En tres líneas, una breve biografía tuya.

     De temprana incorporación al mundo laboral, el título de Perito Taquimecanográfico y los tres cursos de Contabilidad Comercial en la Cámara de Comercio de Valencia fueron determinantes para esta escritora que concilió tras la boda una familia numerosa y trabajos esporádicos.

2.-¿Desde cuándo escribes?

   Desde el 2010pude dedicarme de lleno a la literatura pero ya en la infancia trataba de imitar al Marqués de Santillana y sus versillos. Nunca abandoné el intento aunque era un secreto bien guardado que únicamente compartíamos mi marido y yo así que liberada de cargas ineludibles, Juan me apremió a escribir en serio, y, aquí andamos.

3.-¿Estás trabajando actualmente con alguna nueva novela o proyecto? Háblanos un poco de ello.

   Siempre es un reto para mí el escribir un libro ya que además de fantasear y verter lo imaginado encajándolo en una trama intento aprender sobre las cosas que me preocupan o me intrigan. Un buen ejemplo sería la segunda parte de “Dorita Orden”, tras sufrir un episodio menos severo que el que “padece” la protagonista me lancé a investigar el tema. Ahora ando peleándome con una tremenda  cantidad de información que he ido recopilando para la novela que creo ha de ser el mayor y más  bello reto, de momento, claro.

4.-¿Qué opinas de la autoedición y de que algunos autores hayamos decidido ser independientes?

   Que no hay otra salida para publicar, así de terminante he de ser, la crisis está ahí y no podemos obviarla, llega a todos los sitios la falta de inversión. Otra cosa es que después… No es malo soñar, ¿verdad?

5.-¿En qué formato prefieres leer? Electrónico o tradicional ¿Tal vez el audiolibro?

   Todos los soportes me gustan, cada formato es útil y conveniente según el momento y hay que esforzarse lo que sea necesario para poder disfrutar de unas buenas letras escritas conforme nos apetezca o podamos hacerlo aunque la emoción del papel no se sustituya con nada. El audiolibro me parece genial y muy recomendable, quizás falte un poquito más de propaganda a tan excelente medio.

6.-Tu género predilecto (para escribir y para leer).

  Soy como el que tiene buen apetito y no le hace ascos a ningún alimento pero sin duda la novela contemporánea es de obligado  consumo, por algo también yo la escribo ya que abandoné los versos, o ellos me desdeñaron a mí, hace muchísimo tiempo ya.

7.-¿Crees que el ebook sustituirá al libro en papel?

  No, creo que ni en sueños puede alguien afirmar semejante cosa.

8.-Háblanos de tu forma de escribir. ¿Sigues algún guion previo o haces fichas de tus personajes? ¿Te documentas?

   La documentación es una auténtica pesadilla para cualquiera que se tome un poquito en serio su trabajo, recopilar, extraer, contrastar; generalmente se acumulan cosas y más cosas pero, como ya he dicho antes, el proceso para mí también es de aprendizaje y cada punto me produce una gran satisfacción. 

   Sé lo que quiero decir, generalmente son analogías lo que presento al lector, es algo que sí me entusiasma hacer desde que alcancé a comprender que según el nivel de conocimiento sobre un asunto, el mismo texto tiene en cada uno una interpretación diferente. Me emociona muchísimo y por eso evito leer determinados géneros literarios.

9.-¿Tienes preparada toda la historia antes de empezar a escribir o improvisas?

   Nunca sé cómo va a terminar un escrito, he de confesarlo, llega un punto en el que se apoderan los personajes de la trama. Parece ridículo decirlo pero es así. Durante mucho tiempo, a veces demasiado, maduro una idea y el proyecto comienza a rodar, generalmente no toma cuerpo hasta que tengo muy claro lo que quiero comunicar.
10.-¿Tienes tus rutinas y horarios para escribir o eres un escritor caótico e indisciplinado? Háblanos de tus manías relacionadas con esto.

   Pensar y rumiar, andar tras los detalles y recoger datos, todo ello  puedo ir haciéndolo compaginándolo con el día a día, pero, en cuanto se alza la hipotética valla tras la que me parapetaba –léase que ya lo tengo enhebrado-, soy terrible, cabezota hasta la extenuación e igualmente tenaz que un galgo tras el señuelo.

11.-¿Tienes previsto vivir del oficio de escribir? ¿Lo compaginas con otras actividades remuneradas?

   Sería fantástico tener una recompensa por la dedicación, mucha por cierto, tanto a la escritura como al mundo literario, no me duelen prendas pero es así aunque hoy por hoy nada se atisba en el horizonte monetario que se acerque siquiera a compensar el desembolso necesario para la autopublicación. Nunca hay que perder la esperanza de, al menos, cuadrar las cuentas. Creo que es una carrera de fondo y hay que tener paciencia.

12.- ¿Qué piensas de que los lectores no valoren el esfuerzo de los escritores? Me refiero a que cada vez más, busquen (incluso exijan) lecturas gratuitas. ¿Tiene algo de culpa de esto el libro electrónico? ¿Tendría que ser la literatura un bien común y los autores no deberíamos cobrar nunca por nuestro trabajo?

   Leer de forma gratuita es posible desde mediados del siglo XIX;  las Bibliotecas Públicas son un sueño hecho realidad en el que todos podemos saciar la sed de conocimiento o distracción, el impuesto que pretenden imponer a estos templos del saber es tan igualmente absurdo como la demanda de que alguien escriba y no cobre por su trabajo, si un autor desea obsequiarlo puede ser por muchos y variados motivos pero le compete decidirlo a él.

13.- ¿Envías tus manuscritos a las grandes editoriales? Si es así, ¿qué piensas cuando no te contestan o lo hacen con un escrito modelo y piensas que ni siquiera se han leído tu novela? Cuéntanos algún desengaño que hayas tenido en el mundo editorial.

  Creo que voy a contestar en orden inverso pues el espaldarazo para un escritor puede venir también en forma de negativa y no por eso se deprime, justo lo contrario, si la causa es la crisis y te lo escriben en una somera pero atentísima carta.

   En la parte negativa, y para reírse si no te dieran ganas de soltar un taco de grueso calibre para estar a la altura de tamaña falta de clase, es un correo electrónico en el que se limitan a teclear un “NO”, vamos, que de todo hay en la viña del Señor.

14.- ¿Participas en concursos de literatura? ¿Qué opinas de ellos?

   Creo que no hay lugar en nuestro país –y muchos de Hispanoamérica- al que no haya presentado unos versos, mis relatos breves, e incluso algún que otro microrrelato, o novela.  Generalmente conlleva bastantes gastos, tiempo, y algún que otro sinsabor en forma de usurpación. Es una buena forma de “salir a escena”, tomar tablas y hacer un chequeo de lo que hay en el panorama literario pero decidí que yo no invertiría más tiempo en ello y punto.

15.- Basándote en tu experiencia: déjanos un consejo para otros escritores.

    El único que puede darse con nobleza y ganas de ayudar –y que hace sonreír con suficiencia a más de un futuro Premio Nobel- es éste, lo digo muy en serio: LEE

16.- Brevemente: algunos autores y libros preferidos.

  La ingente cantidad de libros “devorados” hace imposible el confeccionar una lista, creo que es más justo el decir que todavía no me he acercado con mis letras a ese planeta exquisito que es en sí mismo  Baltasar Gracián y su “El Criticón”, pero ahí  está la llama encendida.

17.- El primer libro que recuerdes haber leído.

  Tenía en mi entorno una parva cosecha con la que alimentarme, además de estarme prohibido el tocar siquiera las guardas de un libro, con todo, llegado el tiempo de la instrucción, junto a los signos taquigráficos llegó la obligatoriedad de consumir y comentar un libro que despabiló mi mente de forma absoluta, “El Quijote de la Mancha”.

18.- El último que hayas leído o estés leyendo en la actualidad.

  El último leído ha significado un choque tremendo, “Nos vemos allá arriba”, novela de Pierre Lemaitre, una crítica feroz.

19.- Alguien que te inspire.

  Posiblemente alguien piense que no es así, seguro que hay críticas de todo género, pero, rotundamente, mi marido. Juan siempre ha estado, y está estudiando, escribiendo, formándose, ¿cómo no  tenerlo de inspiración máxima? Una confidencia y ya verás que no es para menos mi afirmación: Ahora está con el Firmamento entre manos, todo lo conoce de él, los avances y los descubrimientos que se hacen y consiguen los estudia con denuedo.

20.- ¿Te has enamorado alguna vez de tus propios personajes?

  No, rotundamente.

21.- ¿Si tuvieras que ponerle banda sonora a tu último libro, cuál sería?

  Sin dudarlo la que me obsequió junto a su crítica un cultísimo hombre en PASAJEROS DE LA VIDA, además, en esta preciosa/preciosa versión: http://www.youtube.com/embed/EfGDvDGE7zk

22.- ¿Se aprende a escribir o se nace siendo escritor?

  No lo sé, de veras que no.

23. ¿Vale la pena escribir?

  Siempre

24.- Esto de escribir puede considerarse una manera de inmortalidad. ¿Cómo te gustaría que te recordaran los lectores dentro de 100 años?

   Seguro que nada de lo actual existe, mucho menos las humildes letras que con tantísimo afán y amor escribimos, pero, ¿qué más nos da?

25.- ¿Eres feliz al escribir?

   Infinitamente.

@lecturaderamon

@ramoncerda

 

Leave a Reply